Imagen táctil o imagen visual

integral_minnaert

Con esta curiosa fórmula explicaba Marcel Minnaert por qué el cielo es blanco en el horizonte y más azul en el zénit en un día despejado.

Minnaert fue un astrofísico belga, director del observatorio de Utrecht y reconocido como pionero en el estudio de la espectroscopia. Escribió varios libros sobre óptica, entre ellos, tres volúmenes sobre luz y color en la naturaleza que tituló «De Natuurkunde van ‘t Vrije Veld» (Luz y color en espacios abiertos), publicados poco antes de ser encerrado por los nazis en un campo de concentración hasta 1944.

En «De Natuurkunde van ‘t Vrije Veld», explica que, al ser mayor la capa de aire entre el horizonte y el observador que la capa de aire entre el observador y el zénit, la distancia atenúa las ondas violetas y azules de la luz que nos llega de esa parte del cielo. Esa atenuación contrarresta la dispersión y devuelve a la luz que vemos en el horizonte su color blanco.

 
 

Esta fotografía es un ejemplo de ello. Pero en realidad, cuando la hice, no estaba pensando en eso, sino en resolver el problema de profundidad de campo para mantener muy nítidas las plantas del primer plano y el fondo. Pensé en un “focus stacking” e hice tres fotografías variando el enfoque: la primera, enfocando al primer plano; la segunda, enfocando hacia la mitad de la banda de cantos rodados; la tercera, enfocando a los farallones protagonistas reales de la escena. Después decidí hacer una sola instantánea enfocando a la distancia hiperfocal. Al final me conformé con la instantánea y nunca llegué a montar la fotografía apilada, descartando aquellas tres fotografías inacabadas.

El dilema de elegir una u otra me hizo pensar en los dos métodos y porqué a veces buscamos una nitidez extrema en todos los planos de una fotografía. Me recordó a la diferencia entre imagen táctil e imagen visual que describía Wölfflin en su libro «Conceptos fundamentales de la historia del arte». El libro contiene un análisis detallado de los conceptos esenciales de la transición de la pintura del Renacimiento a la pintura del Barroco; entre esos conceptos, habla de lo lineal (Renacimiento) y lo pictórico (Barroco). Wölfflin distingue entre representación de las cosas «como son» (Renacimiento) y representación de las cosas «como parecen ser» (Barroco). Así, el estilo lineal buscaba representar las cosas como son y no como se ven; en palabras de Wölfflin: «con una precisión sentida plásticamente». En cambio, el estilo pictórico buscaba representar el mundo con la realidad con la que aparece ante los ojos. Eso significa que, como las diferentes partes de un cuadro son vistas desde un único punto y una misma distancia, la visión nítida es algo relativo: distintas cosas requieren diferentes proximidades oculares para verse igual de nítidas. Desde un único punto de vista e igual distancia no podemos ver con el mismo detalle todas las partes que aparecen en un cuadro. El Renacimiento buscaba representar las cosas con la nitidez con la que debían verse de forma individual, poniendo énfasis en lo plástico, en lo táctil; en cambio, el Barroco buscaba representar las cosas como se veían desde ese único punto: lo visual, «visión unitaria». Así lo describía Wölfflin: «Hobein, en sus retratos, persigue hasta en lo más nimio la forma de los encajes y de la orfebrería. Por el contrario, Frans Hals ha pintado alguna vez un cuello de encajes como si fuese un fulgor blanco nada más. No pretendía dar otra cosa que lo recogido por la mirada al pasar sobre el conjunto. Naturalmente, el fulgor ha de parecer tal, que nos convenza de que en definitiva tiene todos los detalles, y que sólo se debe a la distancia la apariencia imprecisa.»

En el caso de esta fotografía, desde donde estamos ¿podríamos ver con detalle la parte más lejana de la banda de cantos rodados sin acercarnos a ella? Desde la misma posición ¿debemos ver con igual nitidez las plantas y los farallones? Un tratamiento apilando diferentes instantáneas con diferente enfoque sería similar a pretender representar cada plano de forma aislada, con todos sus matices y detalles, buscando ese aspecto táctil de cada parte de la fotografía que buscaba el Renacimiento. En cambio, una única instantánea podría compararse al concepto de visión unitaria del Barroco.

Todo esto quizá demuestra que la Fotografía, igual que la Pintura, está sujeta a tendencias, gustos y modas vanguardistas y también reaccionarias.

Anuncios

7 comments

  1. interesantes reflexiones Antonio entre los vinculos de fotografia y pintura;en alguna ocasion llegue a pensar que los aficionados a la fotografia somos pintores fustrados y que tuvimos la suerte de nacer en el siglo de la fotografia y tambien creo que esa aficion es innata en la mayoria de los humanos,ya en las cuevas rupestres empezamos a manifestarlo y encima ahora con esos palos para hacerse los famosos selfies o como se escriba,ahora la felicidad es completa ja,ja,ja,saludos

    1. Así parece que lo fueron Cartier Bresson y Alget. Cristina García Rodero también ha dicho algo en ese sentido.

      Creo que la fotografía no es un segundo plato para pintores frustrados. No requiere la misma destreza, pero tampoco hay que confundir “tomar una instantánea” con hacer una buena fotografía, cosa que es también muy difícil. Esa dificultad no es equiparable en destreza, pero sí en saber componer, saber buscar la luz adecuada e imprimir un estilo a la fotografía que haces.

      Gracias por tu visita Víctor.

      1. y si no es un segundo plato para pintores fustrados,me podrias explicar,porque nos encanta tanto enseñar nuestras fotografias que practicamente muchos fotografiamos pensando en los demas o crees que fotografiamos para autocomplacencia,¿no ves en ello algun tipo de fustracion?A algun fotografo bastante conocido en España creo en alguna ocasion le oir decir que en el hecho fotografico existia un porcentaje bastante alto de vanidad,Antonio que el tema yo no acabo de resolverlo,ja,ja,bueno a mi me gusta enseñar mis fotos mas que a un chiquillo los caramelos,eso si reconozco que cada vez me gusta mas restringir el numero y eso que mis fotos son del monton o poco mas,hombre lo que es un diafragma si lo se; que con los tiempos que corren ya es muchisimo,ja,ja,ja,bueno Antonio si te molesta mi manera de decir las cosas lo tienes bien facil,ese expresion que usamos frecuentemente COMPARTIR,GRACIAS POR COMPARTIR,con los años me empieza a sonar a musica celestial y si te sigo es porque creo ver en ti alguna cualidad excasa en estos tiempos que corren,,,,,,vengaaaaaa.A ver si encuentro tu correo para reenviarte tu foto con el corte que te decia,aumentar el cielo por encima de roque mayor,ahi ya no llego,sentadito enfrente de la pantalla es muy facil,realizarlo en el campo de batalla ya es otro cantar

    2. Dos preguntas muy difíciles de responder Víctor: ¿por qué hacemos fotografías? y ¿por qué mostramos nuestras fotografías? Supongo que no todos los casos serán lo mismo, pero nunca he intentado pintar y no fotografío porque lo haya intentado y haya acabado frustrado. Me gusta el medio (la fotografía) por su inmediatez y porque es el más adecuado para lo que más me gusta: fotografiar la montaña. No me imagino por allí arriba haciéndose de noche a 10 bajo cero y llevando un caballete, una paleta y pinceles varios meses hasta acabar un cuadro, jajaja. Saludos

      1. Ja,ja,ja muy sutilmente te esta evadiendo de la cuestion,pero a mi ya no me la cuelas porque soy perro viejo,ja,ja,ja

  2. ya veo que tambien esta en flickr,me encantan la suavidad de las tonalidades;pregunto¿no encuentras demasiado cargado el primer plano,pienso funcionaria mejor cortando por bajo y añadiendo arriba;por otra parte¿de alguna manera seria posible que los roques no corten el horizonte? vengaaaa…

    1. Intuyo que tu propuesta va orientada a buscar un equilibrio en las bandas que forman la fotografía: plantas, cantos rodados, agua, cielo; pero creo que las plantas tienen que conservar esa presencia y dejar el cielo sin interés a la proporción que tiene ahora. Cortar los promontorios con el horizonte es obligatorio a menos que se tome una vista contrapicada, pero la escena sería totalmente distinta y sería imposible poder lograr el efecto de “banda transversal” con ese pequeño seto que hay junto al mar. Saludos.

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s